Emprendimiento ¿verde? Una niña exploradora vende 300 cajas de galletas afuera de un dispensario de marihuana en California
Curioso

Emprendimiento ¿verde? Una niña exploradora vende 300 cajas de galletas afuera de un dispensario de marihuana en California

Una interesante forma de aprovechar los munchies.

No tiene mucho que en California se legalizó la compra-venta de marihuana. Tanto de forma recreativa como medicinal. Y pese a las opiniones encontradas alrededor de esto, no cabe duda que no dejan de sorprendernos las pequeñas noticias que nos encontramos de vez en cuando relacionadas con este tema.

Y en esta ocasión, le toca a una pequeña de California. Quien nos brinda una pequeña lección de emprendimiento creativo.

racias a la legalización en Colorado y Uruguay, el mundo está dejando atrás varios prejuicios y es ahí, donde esta niña nos pone el ejemplo perfecto de cómo una pequeña variación de perspectiva puede ayudarnos a sacar provecho de decisiones tan polémicas como la legalización de la marihuana. Sin que nadie salga afectado por e

Aprovechando el hambre y antojo que genera el consumo de esta flor, la niña decidió pasearse por el vecindario y ofrecer galletas a los ya felices clientes que iban saliendo del dispensario. Logrando llegar a vender la nada despreciable cantidad de 300 cajas de galletas.

A post shared by Urbn Leaf (@urbnleafca) on

El dispensario en cuestión es un dispensario en San Diego de nombre Urbn Leaf. Quienes publicaron en sus redes sociales una invitación a llevarse unas Galletas de las niñas exploradoras con sus Girl Scout Cookies. Una especie de marihuana específica y que hace referencia a las galletas de las niñas exploradoras.

De acuerdo con Mashable, una representante del dispensario comentó que después de que estas niñas llegaron a las noticias en FOX4, más niñas exploradoras están dándose una vuelta los fines de semana para vender galletas.

Cabe aclarar que de acuerdo a una representante de las niñas exploradoras, las niñas solo venden en sitios autorizados -los cuales obviamente no incluyen dispensarios o tiendas cannábicas- esta niña logró encontrar un área gris de esta regla; vendiendo desde una camioneta y subiendo y bajando de la banqueta. Por lo que nunca estuvo, tal cual, vendiendo en la tienda.

Pequeñas acciones como estas nos demuestran que pese a todos los prejuicios que existen alrededor de la cultura cannábica, las cosas no son totalmente negras o blancas; siempre hay pequeñas oportunidades para todos. Solo es cuestión de cambiar un poco nuestra perspectiva.