Deportes Featured Soccer Temporales

Águila volando bajo

Volando bajo …

Luego de disputarse la jornada 11 del Torneo Mexicano, las águilas del América se llevaron un mal sabor de boca en su visita al Tecnológico de Monterrey al caer 2 a 1 frente a los rayados del Monterrey.

 

Durante los primeros minutos del encuentro pudimos apreciar un América con la convicción de ir hacia el frente, tratando de inquietar a la defensa local; la cual hacia lo propio en la zaga americanista con dos llegadas tempraneras, una por cada equipo respectivamente. El encuentro prometía un gran espectáculo, hasta que al minuto 18 el árbitro Francisco Chacón manda a Nicolás Olivera a las regaderas por un planchazo sobre Luis Pérez, acción que marcaría la diferencia para dicho encuentro.

 

Ya con un hombre menos el panorama no pintaba nada bien para el equipo capitalino, por lo cual “El maestro Reinoso” tuvo que hacer ajustes a su estilo de juego; la salida de Matías Vuoso y el ingreso de Patricio Treviño daban una clara señal, el equipo de Coapa sí bien no arriesgaría todo por ganar, tampoco quería perder.  Durante los siguientes minutos el cuadro azulcrema se veía bien ordenado en el campo, por momentos no se notaba la ausencia pero el primer tiempo no termino así, ya que al minuto 39 la zaga americanista sufre una baja sensible y Aquivaldo Mosquera tiene que abandonar el terreno de juego por lesión y en su lugar entraría Pavel Pardo él cual se incorporaba al equipo después de que estuviera fuera por lesión.

 

El primer tiempo termino 0-0, pero ¿Qué podíamos esperar para la parte complementaria? ¿Un América con una mentalidad ofensiva para sacar un resultado favorable o quizás un equipo tirado hacia atrás jugando al contragolpe? Comenzaba el segundo tiempo y el equipo aún no se asentaba en el campo cuando al minuto 47  Walter Ayoví tira un zurdazo cruzado que entra pegado al palo izquierdo y marca el primer tanto para los rayados 1-0. Al caer la anotación el golpe anímico era inevitable y una vez más el equipo americanista tuvo que modificar su planteamiento táctico. Al minuto 52 se dio el tercer cambio del América sale “El Rolfi” Montenegro y entra Enrique “El paleta” Esqueda, quien también se incorporaba al equipo después de una lesión.

 

El cambio tal vez serviría para refrescar la media cancha y tratar de crear espacios y así poder inquietar a la zaga rayada, pero los intentos de los de Coapa no fueron suficientes; estaba claro que el cuadro local era amo y señor del esférico y mantenían un orden tanto defensivo como ofensivo, el cual no tardó en dar frutos y al minuto 69 un centro por derecha de Ricardo Osorio a segundo palo que Abraham Carreño define con un cabezazo le da a Monterrey el 2-0.

 

El cuadro americanista se veía cabizbajo y un tanto conforme con el resultado que se estaba obteniendo. Tuvieron un par de llegadas durante los siguientes minutos, incluyendo un tiro a gol lanzado por Enrique Esqueda que el arquero Jonathan Orozco termino por mandarlo a tiro de esquina; así el equipo americanista seguía intentando inquietar a la defensa local sin obtener resultados.

 

 

 

Los últimos minutos se jugaron en el área rayada y al minuto 89′ Segio Santana jalonea a Vicente Sánchez dentro del área chica y el árbitro concede la pena máxima. Ángel Reyna cobra potente y al centro, engañando a Jonathan Orozco que se tira a la derecha, y marca el gol para los de Coapa 2-1 el marcador. El central agrega 3 minutos al encuentro y finaliza con una victoria bien merecida para los de casa.

 

La clave

 

Podríamos decir que la expulsión de Nicolás Olivera marcó la diferencia en el desarrollo del encuentro; a eso hay que sumarle la lesión de Aquivaldo Mosquera, y los múltiples ajustes que el técnico azulcrema tuvo que realizar a su cuadro para afrontar este partido. Así es el futbol circunstancial, pero ¿Dónde quedan las ganas, esa hambre de triunfo, que le pasa a los jugadores un partido tiene 90 minutos mismos que se deben jugar con la misma intensidad de querer ganar?

No hacemos menos la victoria de los rayados, ya que fue un resultado bien merecido porque supieron manejar el partido y hacer valer tanto su condición de local como su superioridad numérica en el terreno de juego.

Y no nos queda más que decir que ahora sí al cuadro azulcrema le fue mal y de malas. Esperemos que “El Maestro” haga los cambios pertinentes y el conjunto azulcrema retome la confianza necesaria para enfrentar sus próximos compromisos tanto en el torneo local como en La Copa Libertadores.

Muchas gracias por habernos leído, esperamos les haya gustado nuestro punto de vista, no olviden dejar sus comentarios y seguirnos en twitter como @pekevioletita@edithurbia

Foto tomada de Flickr, de la galería de Alfredo Gayou bajo una licencia de CC.