Deportes Featured Para perder el tiempo

Las Olimpiadas: Ayer y Hoy

Las Olimpiadas nacen en Grecia, al rededor del año 776 A.C. Casi 2,800 años han transcurrido desde su inicio hasta nuestros días y vaya qué han cambiado. Las diferencias entre ayer y hoy las podemos encontrar en las vasijas griegas, ya que varias de ellas narran en su superficie la manera original en la que se realizaban los juegos. Aquí les mostramos algunas de las escenas olímpicas de aquel entonces; claro, no se trata de fotos sino varios close ups de dichos jarrones antiguos:

Photobucket

¿Es eso una medalla de oro? Definitivamente no. Este vencedor recibe una cinta de lana para atarla en su cabeza, brazos o piernas. También recibían hojas de palma y ánforas con aceite de oliva.

Photobucket

Photobucket

La escena anterior ya no solemos verla, sin embargo, en la antigüedad fue muy común. El atleta se está limpiando el exceso de aceite y polvo después de haber competido, lo hace con una herramienta llamada estrígil.

Photobucket

Photobucket

Otra actividad que ha desaparecido es el pancracio. En esta lucha eran válidos todo tipo de golpes, era válido estrangular al oponente, aplastarlo, patearlo o dislocarle algún miembro. Todo excepto introducir los dedos en sus orificios.

Photobucket
Photobucket

¿Qué tienen en común todos los atletas representados en las vasijas? La desnudez. En las Olimpiadas antiguas, se competía sin ropa. Otra peculiaridad es que los únicos que podías hacer esto eran los hombres . Y no cualquier hombre: únicamente ciudadanos griegos libres, no esclavos.

Photobucket

¿Desnudos? Bueno, casi. Hoplitas era una carrera en la cual los participantes tenían que usar casco y escudo, como soldados. El peso del armadura que cargaban era entre 23 y 28 kilos.

Y así permanecieron las Olimpiadas hasta el año 393 A.C. Grecia había sido conquistada por Roma y el emperador Teodosio I prohibió que se siguieran realizando, esto para establecer el cristianismo como religión oficial del Imperio. Recordemos que las Olimpiadas originalmente no era un mero evento deportivo, era una fiesta dedicada a los dioses. Fue hasta 1896 que los juegos reaparecieron, tal y como los conocemos ahora.