Opinión Para perder el tiempo

Impulsar las ideas de un niño hoy, pueden llevarnos a un mejor mañana

Kid singing

Recuerdo que cuando tenía 6 años, soñaba con poder salvar el mundo. Convertirme en el héroe que necesitaba este y lograr que muchas personas vivieran una vida de ensueño. Una vida como la que aparecía en la televisión, en las caricaturas gringas de ese entonces.

Recuerdo sentarme a leer algunos libros, revistas, cómics e incluso periódicos para entender qué pasaba en el mundo y por qué había crecido con una idea de que necesitaba ser salvado. De hecho, era curioso que cuando hablaba con personas mayores, podía ser más elocuente de lo que muchas veces llego a serlo ahora.

Pero, ¿Es esto lo que olvidamos? ¿Cosas que nos decíamos a nosotros mismos de niños para pensar en un futuro mejor? Probablemente, pero también olvidamos que desde que tenemos memoria y recuerdos, podemos razonar de una manera similar a la que razonamos en este momento.

¿A qué me refiero? Toma un segundo y acércate a ese sobrino, primo o pequeño hermano. Hazle una pregunta, la que quieras y asómbrate de la respuesta que verás.

Muchas veces se nos olvida que no llegamos a este mundo como niños vacíos. Llegamos con ganas de aprender y cuestionamos todo. Logrando de esta forma, irnos formando hasta lo que hoy somos ahora. Aprendemos de todo lo que vemos y entendemos. O al menos, tratamos de entender todo eso.

Últimamente veo a muchas personas sorprendiéndose de cómo responden los niños, así como a muchos otros tratándolos como si no tuvieran mente propia. Quizá, deberíamos tratar de recordar de vez en cuando cómo éramos en su momento y buscar aprovechar que pasamos por esas experiencias, para brindar a los más jóvenes que nosotros, no solo la oportunidad de la duda. También la oportunidad de compartir sus ideas con nosotros.

¿Por qué?

Por un lado, tenemos a un adolescente de Louisiana, el cual inventó un automóvil eléctrico de bajo mantenimiento, el cual además de ser ecológico, también habla y no solo frases sencillas o trilladas, puede generar una conversación bastante fluida.

Target Kids Campaign

Por otro lado, tenemos a un grupo de niños, los cuales crearon toda una campaña publicitaria para regreso a clases este año, para la tienda “Target”. Ellos explican que decidieron hacer esto, para mostrarle a los niños que son tan capaces de lograr lo que buscan, como lo serían varios adultos.

La campaña fue creada por niños, ellos se encargaron de la música, las ilustraciones, también se encargaron de la dirección de los comerciales y lo más importante para mi, lograron crear algo para niños hecho por niños. Lo cual, siendo honesto, es algo complicado en la industria de la publicidad. ¿No me creen? Revisen todos los comerciales para niños que vean en televisión y noten cómo parece que creemos que le hablamos a personas que no pueden entender bien. Obvio, el resultado fue increíble.

https://www.youtube.com/watch?v=pcDH8U00wAQ

Y es que, la confianza en las ideas de un niño, pueden ayudar a que cuando deje de serlo, logre algo que no solo ayude a que tenga una estabilidad social y laboral. También puede ayudar a mejorar nuestro mundo, como lo hizo Joe Landolina a sus 17 años, al descubrir un gel que podría ayudar a detener el sangrado.

Ahora, si bien, son casos específicos y fuera de nuestro país, nos muestran la capacidad de nuestros niños. Una capacidad que al día de hoy y con tanto acceso a tecnología, es enorme. Tú qué prefieres, ¿tener un niño viendo videoblogs todo el día, o tener uno que vea videoblogs y además trabaje en sus propios proyectos? Porque si, siendo honestos, creo que si algo te gusta de niños, difícilmente dejarás de hacerlo. Y sabemos cómo les encanta ver videoblogs en YouTube.

Uno nunca sabe, mañana podrían convertirse en dueños de una empresa enfocada en Legos o en creadores de una nueva forma de comer sandwiches de mantequilla de maní con jalea.