Featured Para perder el tiempo

LA INFLUENCIA DE LA TELEVISIÓN

Una de las principales características del porque en México la televisión ha tenido tanta influencia sobre la población, ha sido el desarrollo económico no sustentable en América Latina, al no haber este, en el tiempo libre se recurre a la cultura del ocio (no hacer nada productivo), y es aquí donde entra la televisión, ya que es gratuita y llena de cualquier tipo de entretenimiento tratando de llenar todas las expectativas posibles e intentando perpetrarse a cualquier tipo de público.

Al ser la televisión la principal fuente de entretenimiento gratuita, es donde la mayoría de los gobiernos e industrias mundiales, acaparan la atención de cualquier tipo de personas, desde la persona promedio hasta la que se siente o es intelectual, o se cree o pertenece a cierto tipo de clase social.

Con estos prototipos de cómo uno debe de comportarse es donde comienza una lucha tanto para el televidente como para el transmisor de dicho producto, servicio o simplemente determinada ideología dominante.

Es por eso que en determinados periodos la sociedad tiende a polarizarse o usar algo “de moda”, o preferir cierto producto por otro, aunque este no sea el más conveniente.

El problema aquí es que uno no puede diferenciar que es lo mejor ni cual es la mejor elección, entre que se debe adquirir o hacer, o por la que se debe uno de regir. Detrás de la televisión existe algo por lo que tiene tanta influencia en la humanidad y por supuesto en países como el nuestro donde es fuente primordial de entretenimiento.

La televisión cobra tanto poder sobre el espectador o televidente porque al existir este, se convierte en un receptor de todo lo que esta observando, ya que viajan más rápido las imágenes en el cerebro que la comprensión de la lectura o información escuchada, como periódicos, la radio, etc. Es por eso que el televidente mas que ser esto mismo, se convierte en un activo procesador de cualquier tipo de información que este observando, siendo capaz de interpretar al mundo y de atribuirlo de ciertas características determinadas por sus antecedentes vistos y su personalidad.

La percepción del televidente es otro factor importante en este juego de transmisor-receptor.

En el cerebro cuando no existe tanta información y por lo tanto existen huecos de ideas muy generalizadas, el cerebro se encarga de aportar la información no omitida, es por eso que cualquier persona intuye la causa de mucha información o cree determinada cosa cuando se maneja la información de determinada forma, muy general sin entrar en varios detalles (como en los noticieros).

Las televisoras al saber que es mucha la población que observa su programación, transmiten programas intencionados, con los cuales al siempre repetirlos, el cerebro comienza a verlos como algo común, como algo que debe de ser o a lo que uno se debe de apegar para ser normal o mejor en determinados casos.

Este tipo de contenido en las transmisiones televisivas llega a ser hasta mal intencionado para poder influir en la voluntad del televidente con la finalidad de conseguir determinados objetivos siempre en la voluntad del televidente, ya sea para conseguir mayor rating, para que uno tienda a comprar cierto producto , o para que votemos por determinado partido político.

En la creación de necesidades hacia el espectador podemos ver la guerra de marcas que aunque funcionan como Oligopolio necesitan ser un poco deshonestos con el tipo de publicidad que utilizan para poder ganar terreno en el mercado y con tal de esto son capaces de hasta publicar cosas que no tiene nada que ver con la realidad de su producto. ¿Pero que le vamos a hacer? A eso se dedican. A obtener la mayor ganancia a como de lugar.

De igual manera ocurre con los partidos políticos, los cuales siempre tratan de rafaguear al televidente con tanta publicidad que terminan creyéndoles. Tal es el caso de las votaciones para la presidencia del 2000, que una noche anterior a las votaciones sacaron tantos spots contra Andrés Manuel López Obrador que al día siguiente muchos que votarían por él, cambiaron su voto hacia el candidato del PAN, evitando así, según los spots, un cambio estructural para mal en el país.

Mucho de lo dicho en televisión atañe a la vida cotidiana, a lo que “según es normal” para todos. Y es, como hemos visto, por donde atacan tanto transnacionales como el Estado para los diversos fines que quieran obtener o sacar provecho de la sociedad, como la Democracia, los distractores sociales, ahora enfermedades, etc.

El juego del transmisor-receptor se basa en predisponer en otros alguna especia de guía, aumentando las necesidades y restringiendo las fuentes en que podría obtenerla misma útilmente.

Para una guía eficaz es intencional darle énfasis en como se conducen otras personas en circunstancias similares, ya que, es un efecto psicológico.

Los efectos psicológicos de la televisión como agente publicitario derivan de la siguiente manera. Por un lado se pertenece a un grupo de individuos tras puntos de referencia que manejan como el mejor punto de vista intelectual de muchos. Y por el otro, la búsqueda que haga un individuo tras puntos de referencia puede ser satisfecha por la presentación que la televisión le haga de cómo se comporta otra gente. El contexto en que se presenta la TV (en la privacidad del hogar), aísla al espectador del contacto con un mayor grupo de referencias, aumentando la dependencia de las señales inherentes al contenido y al contexto del programa. En un ambiente relajado y familiar como el del hogar, queda aumentada la rápida aceptación del material persuasivo e informativo.

LA PERSUASIÓN Y EL SIMBOLISMO

Los anuncios no crean necesidades solo acentúan las ya existentes.

Para que la persuasión tenga éxito los pensamientos que están por debajo del nivel consciente necesitan ser llevados al nivel consciente y alentados a crecer. Es cuando el anunciador deja de vender un producto para vender un sueño. Donde uno de los sueños mas conocidos es el del “Sentido del Poder”, el de “La Dignidad”, o incluso el de “La Gratificación del Ego”, de alguna forma es mañosa y persuasiva la propaganda que utilizan todos en la televisión.

LA PROPAGANDA

La propaganda es el intento deliberado por un individuo o grupo para formar, controlar o alterar las actitudes de otros grupos, mediante el uso de los instrumentos de comunicación, con la intención de que en una situación dada la reacción de quienes hayan sido así influidos sea la deseada por el propagandista.

Un buen ejemplo para la propaganda es el candidato político en época de elecciones.

Cómo podemos ver, la Televisión es la herramienta más evolucionada de manipulación que nos han ofrecido, la cuál, al tener forma de entretenimiento, no tiene más que el poder de dirigir a la sociedad a fines ya definidos y predeterminados por los diferentes intereses en cuestión ya sea político o transnacional.