Cine Featured Para perder el tiempo

Primer jueves, primer cortometraje. Primer Jueves de Cortometraje

“Un cortometraje es una producción cinematográfica que dura sustancialmente menos que el tiempo medio de una película de producción normal” dice la Wikipedia.
Un cortometraje es fácil de distinguir, para empezar se tratan temas un poco menos comerciales y/o el autor tiene más libertad creativa. Pero un cortometraje dura de un minuto hasta los 30 minutos. Si no dura esto, NO ES un cortometraje.
Cortometraje: 1 a 30 minutos
Mediometraje: 30 a 60 minutos
Largometrajes: A partir de una hora
Uno de los más famosos cortometrajes es “Un perro andaluz”  dirigido y escrito por los aún no conocidos Luis Buñuel y Salvador Dalí.
Teniendo como título original ‘Un chien andalou’, considerada una de las películas más significativas del cine surrealista.
El cortometraje comienza con el rótulo ~Il était une fois~ (Érase una vez) continuando con un hombre, caracterizado por Buñuel, afilando una navaja de afeitar con la que, posteriormente secciona el ojo de una mujer.
Con esta escena logra “sumergir al espectador en un estado que permitiese la libre asociación de ideas era necesario producirle un choque traumático en el mismo comienzo del filme; por eso lo empezamos con el plano del ojo seccionado, muy eficaz.” según el propio Buñuel. Y sí, esta escena es la más famosa de este film y una de las más escalofriantes.


A más de 80 años de su realización, Un perro andaluz aún sigue perturbando mentes, por sus escenas que no tienen explicación psicológica, cultural o racional.
Inclusive, su proceso de producción fue bastante extraño, ya que nacio de la confluencia de dos sueños. Uno, el de Buñuel, que se trataba de una nube que cortaba la luna mientras un cuchillo cercenaba el ojo de alguien. El de Dalí, no menos escalofriante que el otro, fue de una mano en la cual brotaban hormigas de ella. Como era de esperarse el guión lo hicieron en pocos días con las ideas que se les venían inmediatamente a la cabeza.
Con 12, 500 pesetas y en tan sólo quince días, el filme terminó.

 

Según Buñuel:

“Los intérpretes no sabían nada de lo que estaban haciendo […] Yo le decía a Batcheff: mira por la ventana como si estuvieras escuchando a Wagner. Pero él no sabía qué estaba mirando.”
Buñuel, L. (1982). Mi último suspiro. Barcelona: Plaza & Janés, p. 103.

 

El film se estrenó ante un publico, que obviamente, se estremeció, con aplausos y ovación, ante dos próximos grandes. Y aquí como somos rebuena onda, les dejamos el film completamente gratis.


Para los que no lo han visto jamás o quieren, como yo, volver a verlo.

¿Y a ustedes que les provocó el film? ¿Qué piensas de él? Comentanos.