Aqui Andamos Para perder el tiempo

Real de Catorce, un pueblo mágico

San Luis Potosí es un estado que nos presenta diferentes regiones: la huasteca, la zona media, zona centro y el altiplano potosino.
Uno de los muchos lugares mágicos que tiene éste estado es Real de Catorce; desde que entras por un túnel te hace sentir que llegas a un lugar completamente aislado.

Túnel Ogarrio
Túnel Ogarrio

 

Sus calles empedradas y sus casas antiguas, te hacen transportarte a otro lugar. Para mi es uno de mis destinos favoritos por que siento que es el lugar ideal para ir a despejar mi mente, cargar pila y divertirme.

Calles de Real de Catorce
Calles de Real de Catorce

 

Se preguntarán qué es lo que me gusta de este lugar, pues aquí les va la lista de las cosas que me gustan y lo que me gusta hacer en Real de Catorce.

  • Su gente: las personas que viven en este lugar son personas sumamente cálidas, te sientes tan seguro y tan en paz porque sabes que nadie se meterá contigo y que en todos los lugares, o si no en su mayoría, te recibirán con una sonrisa.
  • Caminar por sus calles: de subida, de bajada o como sea; caminar por Real de Catorce e imaginar todas las historias que envuelve este pueblo.
  • Ir al mirador: es de las vistas más hermosas que han registrado mis ojos; se puede ver el altiplano potosino en su máximo esplendor y a cualquier hora del día es una maravilla, pero la vez que más lo disfruté fue cuando fui de noche: cielo estrellado, luna llena y las pocas luces de algunas casas a lo lejos.
  • El cerro El Quemado: subir es toda una experiencia, ya que se puede hacer a pie o a caballo. Aquí se encuentra el lugar sagrado para los huicholes o wirrarika; uno siente todo lo que representa, toda la carga ideológica que tiene y disfruta llegar y ver el centro ceremonial y todo el altiplano potosino

    Cerro Quemado
    Vista del Altiplano, Cerro Quemado
  • Sus bares: aunque parecería que es un pueblo tranquilo, donde a las 8 de la noche ya todo está muerto resulta ser todo lo contrario. Tiene muchos lugares a los cuales se puede ir a tomar un trago, escuchar música o bailar. Son lugares donde la verdad disfrutas el momento y te olvidas de todo. Como dato les sugiero que si pretenden tomar mucho, lo haga cerca del lugar donde se hospeden, ya que caminar con algunas copas de más por las calles de Real de Catorce es todo un reto y seguro tendrán algunas caídas.
  • Sus paseos turísticos: desde los que hacen los niños guardianes llevándote y explicándote la historia de algunos de los lugares más representativos de Real, hasta los que haces por caballo al Cerro El Quemado (que si tienen suerte como yo, tendrán un excelente guía que te cuenta la historia del lugar, te enseña como se hacen las ceremonias y te explica hasta la situación actual de este lugar), al pueblo fantasma, a las ruinas; así como también los recorridos en los Willis que te llevan a conocer todo Real de Catorce y  te llevan a Estación Catorce.

Sin duda para mi es un pueblo mágico donde puedo vivir todo tipo de experiencias y al cual siempre regresaré.

Si ustedes ya lo visitaron cuéntenme que les pareció y si no díganme si aunque sea un poco hice que se les antojara conocerlo.

Real de Catorce
Real de Catorce