Música

La magia de la complicidad, reseña del concierto de Juan Solo

Juan Solo se presentó en el Teatro Metropólitan para presentarnos una nueva versión de su gira #QuítameLoSolo.

jsm1

Llegó el 12 de junio, la fecha esperada por muchos cómplices que querían ver un sueño más hecho realidad.

La cita era a las 8 y media de la noche en el Teatro Metropólitan; Debi Nova fue la encargada de iniciar con su excelente voz e interpretación esta noche que sería inolvidable para los presentes.

A las 9 en punto inicio la locura cuando subieron al escenario la banda de Juan (El Chino (Guitarrista), el Pare (Bajista), el Oso (Baterista), Harry (Pianista), Tony (percusiones), coristas y metales) vestidos con trajes que decían fugitivos e iniciaron las primeras notas de “Arrepentida”. En ese momento el Metropólitan sintió la fuerza de la complicidad, misma que se veía coronada con Juan en el escenario.

jsm3

Desde la primer canción el cantautor poblano entregó el corazón por completo y nos dejó en claro que ese concierto iba a ser muy diferente a todo lo que habíamos visto de él.

[quote_left]”El momento más emotivo fue cuando Juan interpretó “Culpable”, canción que le canta y dedica a sus cómplices”[/quote_left]Empezó un amplio repertorio con las canciones de su disco “Ni solo ni mal acompañado” y de su Ep “@SoyJuanSolo”, cada canción que se escuchaba era llena de entrega por parte de Juan y su equipo; cada melodía tenía su toque particular para este concierto, podíamos ver plasmada su entrega, su pasión y compromiso en cada nota de todas las canciones. El momento romántico vino cuando Juan y su banda hicieron un momento acústico donde interpretaron “Piénsalo” y “Cuando no estás“, haciéndole un arreglo a ésta última que terminó sonando más movida y dándole un toque excelente a la canción. Otra canción que también tuvo un arreglo notorio fue “Ella no sabe“, canción que fue interpretada por Chino y Juan.

Hubo dos invitados especiales que subieron a cantar y a dejar el alma con él. La primera en subir fue Debi Nova con quien cantó  “Volvería“, melodía que a más de uno nos enchinó la piel e incluso provocó que alguna lágrima se nos escapara. Después fue el turno del cubano Jimmy Cruz con quien interpretó una canción que hicieron juntos y que estrenaron en este concierto “Que ella decida“; con esta salsa pusieron a bailar y a disfrutar a todo el Metropólitan.

Durante el concierto hubo momentos donde a más de uno se nos erizó la piel y que seguramente serán los que más recordaremos. Uno de ellos fue cuando Juan cantó “Contigo puedo ser quien soy” donde sus cómplices lograron que el inmueble se llenara de caras de panda por todos lados, siendo este animal el que identifican con él. También en “Querido corazón” pudimos ver globos en forma de corazón por todos lados, acompañando esta canción.

El momento más emotivo fue cuando Juan interpretó “Culpable“, canción que le canta y dedica a sus cómplices; el cantautor entró al escenario después de un cambio de vestuario con su guitarra en mano y empezó a tocar esta melodía mientras en la pantalla que se encontraba detrás de él se proyectaban fotografías de los Comandos Solo más de uno lloró en este momento y a nosotros nos mostró, una vez más, a un Juan que es agradecido con la gente que lo ayuda a cumplir su sueño; este detalle fue una de las formas más claras del cantautor poblano para decirles gracias a sus cómplices.

Otro momento que nos enchinó la piel y que nos hizo llorar, fue cuando Juan por tres minutos se convirtió en el personaje que interpreta en Hoy No Me Puedo Levantar y nos cantó “Me cuesta tanto olvidarte“; una interpretación magistral, donde nos transmitió a la perfección la carga emocional que tiene esta melodía.

También hubo canciones que pusieron a bailar a todo el Metropólitan como lo fueron “Extranjera”, “Tú lo que quieres”, “Ámame” y “Terapia intesiva” donde pudimos ver a la gente bailar la coreografía que semanas antes Juan había subido a su canal de Youtube.

[quote_right]Pudimos ser testigos de la comunión y unión que existe entre Juan y sus cómplices.[/quote_right]Pudimos ver la producción que tuvieron para este concierto, con la pantalla en el escenario mostrando imágenes que acompañaban las canciones, los juegos de luces que iban en armonía con cada canción y los cambios de vestuarios que eran un reflejo de lo que es Juan; el primer vestuario fue un traje de carcelero en color naranja y el segundo vestuario fue blanco con una playera con manchas de pintura que remitían a la portada del disco “Ni solo ni mal acompañado”. En las últimas canciones Juan salió con su saco rojo característico de comandante y su boina.

Fue una noche mágica, donde pudimos ver el crecimiento profesional de un artista como Juan, de un equipo de trabajo que ante este gran reto mostró compromiso, entrega y logró que todo saliera de manera perfecta. Pudimos ser testigos de la comunión y unión que existe entre Juan y sus cómplices, ya que el público se le entregó por completo cantando todas sus canciones y haciendo vibrar a un Metropólitan que pudo sentir como cada uno de ellos hacia suyo este sueño.

No tenemos la menor duda de que este es el primero de muchos conciertos así de este gran talento poblano, pero que por hoy nos hizo pasar una noche mágica e inolvidable.

jsm2