Cada siete olas.




Datos del libro:

Título: “Cada siete olas”.

Autor: Daniel Glattauer.

Editorial: Alfaguara.

Número de páginas: 271.

Año: 2011.

Si leyeron Contra el viento del norte deben de saber que esta es la segunda parte de esta historia. Hagamos una aclaración antes, si no leíste el primer libro no es necesario hacerlo ya que se pueden tomar como dos historias independientes.

Seguimos con la historia de Emmi y Leo Leike que después de muchas cosas siguen estando en contacto y cada vez se están enamorando más, pero a su vez están lastimando a más personas. Es un poco complicado contarles de la historia sin hacerles spoilers de la anterior, así que solamente diré esto y daré mi opinión.

Seguí con la historia por que sabía que iban a ser libros que leería muy rápido y quería darle una segunda oportunidad al autor; desafortunadamente no hubo un cambio. Sigo siendo lo mismo, la misma temática y una historia que, para mi, cada vez se fue haciendo más insufrible. Conforme avanza cada personaje acentuaba más las cosas que no me habían gustado y el final que le dan era algo que ya se esperaba desde el libro anterior. En lo personal creo que es un libro que deja un mensaje erróneo sobre lo que es el amor, ya que lo hace ver de tal forma que parece que si no sufres y te humillas por alguien no es amor. Aunque también debo reconocer que ésta es la visión más generalizada sobre este tema; plasma bastante bien como una relación puede lograr llegar a tal nivel que termines cambiando por alguien para agradarle y que en ese camino te pierdas.

Lo mismo que con el libro que lo antecede puedo decir que solamente se lo recomiendo a las personas que les gusta este tipo de libros y para aquellos que quieran pasar solamente el rato.

Cuéntenme su experiencia con este autor (si lo han leído) o con este tipo de libros.

Si te gustó esta publicación, no olvides dejar un comentario o suscribirte a este sitio mediante nuestro feed RSS para que puedas leerlo en tu Google Reader o tu lector de RSS favorito.
the author

Loca, pambolera azulcrema hasta la última célula de mi cuerpo,arqueóloga, perdida en algún lugar de este hermoso mundo