De cuando Uber (@Uber_Mex) y Cabify (@Cabify_Mexico) comenzaron a tener peor servicio que sitio de taxis piratas
CDMX De Bits, Bytes, cacharros tecnológicos y cultura digital

De cuando Uber (@Uber_Mex) y Cabify (@Cabify_Mexico) comenzaron a tener peor servicio que sitio de taxis piratas

De cuando Uber y Cabify comenzaron a tener peor servicio que sitio de taxis piratas

Si alguien me hubiera preguntado el año pasado, para mi, Uber y Cabify eran las mejores aplicaciones de transporte que existían en el mercado. Tenían mucho potencial y un excelente servicio a clientes. Era uno de los mejores servicios privados de transporte que he probado. Y para ser honestos, me ha tocado probar distintos tipos de servicios privados. Desde taxis ejecutivos, hasta la renta de camionetas por día o tiempo.

Cabify Mexico

Usar Cabify o Uber, era mucho más que usar meramente un servicio de taxi, era una experiencia única de servicio a cliente. En Uber, lo primero que destacaba era la atención a cliente del conductor, seguido de la automatización de la plataforma, la cual nos evitaba tener qué explicarle a un operador de taxi nuestra ubicación o a dónde es que íbamos. La primera vez que probé esta app, estaba en Guadalajara y debo decir que la diferencia con los taxis, al menos en esa ciudad, era abismal. En Guadalajara me llegó a tocar que taxistas me bajaran a medio camino porque el tránsito comenzaba a tornarse pesado o porque ya se habían cansado y querían dejar el taxi. Eso, sin contar la cantidad de taxistas que no querían usar el taxímetro. Lo que cabe recalcar, es algo penado por tránsito allá mismo. De cierta forma, el hecho de que los operadores de Uber fueran los dueños de su automóvil, lograba que existiera un compromiso más allá de con el usuario. Se preocupaban por cuidar su vehículo, lo cual tenía como consecuencia un servicio en donde no te preocupabas porque el chofer se olvidara de los límites de velocidad o de cuidar su automóvil.

App Chofer Privado

Al llegar de regreso a CDMX decidí probar la competencia de Uber, “Cabify”. Quienes además de contar con una atención a cliente similar, contaban con una mejora. Podías ponerte en contacto con ellos vía telefónica. Lo que aceleraba cualquier proceso pendiente e incluso te permitía reservar con mucho tiempo de anticipación un vehículo.

Durante un par de años, estas dos aplicaciones fueron la mejor alternativa a tomar un taxi. Al menos en México, en donde la cantidad excesiva de sindicatos y organizaciones detrás de estos, se ha convertido en una mafia. Mafia la cual se encarga de permitirles hacer lo que gusten, poniendo en último a los usuarios de taxis. De igual forma, lo estricto de su reclutamiento y la posibilidad de calificar también a los pasajeros, hacía de uber y cabify un empleo bastante bueno para los choferes de las unidades.

Uber Viajes Gratis

Durante estos años, ambas compañías comenzaron a crecer vía su propio programa de referidos. Pero, ¿Cómo funcionan uber, cabify y su programa de referidos? Cada app tiene un código, el cual puedes compartir con tus amigos y de esa forma obtener un viaje por la misma cantidad que la del descuento que acabas de “regalarle” a tu amigo. De esta forma, tú obtienes viajes “gratis” y ellos obtienen más usuarios. Los cuales al final, o traerán más usuarios a la plataforma o usarán las apps de forma constante para transportarse.

Desafortunadamente, este año comenzó con muchos problemas con ambos servicios. Por un lado, Cabify comenzó a suspender las cuentas de sus usuarios más activos y quienes más referidos llevaban. Al intentar contactarlos vía redes sociales brindaban un correo de contacto en el cual nunca respondían y al final, terminaban bloqueando a quienes insistían mucho en pedir ayuda a este problema. Lo que dejaba de lado todo el trabajo de servicio a cliente que habían hecho previamente. Personalmente, conozco a varias personas que llevan con su cuenta bloqueada por más de un año. Y sin embargo, siguen recibiendo spam por parte de esta compañía. En algún momento les han pedido una copia de su tarjeta vía correo; lo que como cualquier banco recomendaría no hacer, debido a que esto abre la puerta a que se realicen compras a tu nombre sin autorización alguna. También, comenzaron a tener falta de unidades. En horarios con alta afluencia, podrías tardar hasta 2 horas en poder abordar una unidad y a pesar de llamar para pedir una, la respuesta podría llegar a ser nula.

Por otro lado, Uber comenzó a extenderse de forma agresiva. Se comenzó a vender como una oportunidad para emprendedores y de ser una opción como trabajo adicional, comenzó a ser una opción extra para dueños de flotillas de taxis. Los cuales comenzaron a contratar personal al por mayor. Haciendo que el compromiso que existía previamente por parte de los asociados de Uber hacia su vehículo y los pasajeros, se desvaneciera.

Actualmente he usado el servicio en el Estado de México, donde es muy común que los choferes escondan el GPS, tomen rutas que no son las mejores e incluso que te digan que no existe una ruta alterna, aún cuando tú la ves en tu teléfono. En CDMX, he visto que hay distintas dinámicas que están haciendo que el servicio también pierda su calidad. Por un lado, existen distintos perfiles en twitter que han tenido agresiones, los han bajado de unidades y cobrado cantidades fuera de lo normal directo de tarjetas de crédito o débito. Las cuales, no regresan a la cuenta bancaria de los usuarios. Terminan siendo crédito para viaje y en algunos casos, con cuenta bloqueada tanto de la aplicación, como de las redes sociales de la compañía. Así como han comenzado a ser asaltados en algunas unidades que supuestamente recogían usuarios en su servicio #UberPool.

Para los emprendedores, también ha dejado de ser una opción ya que varios se han quejado de que sus choferes han sido suspendidos sin razón alguna y en otros casos, gente ha fallecido usando sus servicios.

[quote_left]”Actualmente he usado el servicio en el Estado de México, donde es muy común que los choferes escondan el GPS”[/quote_left]A pesar de que ambos servicios habían demostrado que llegaron a ser una buena opción, parece ser que el vacío legal en el que se encuentran, está haciéndolos ser una opción más peligrosa que tomar un taxi pirata en CDMX. Al menos, ellos no toman dinero de tu tarjeta directamente. En definitiva, urge regular los servicios de transporte público en el país para evitar que este tipo de situaciones pasen. Sean taxis o servicios como Uber y Cabify.