La teoría de la cucaracha. Un bello discurso de Sundar Pichai (Traducción)
De Bits, Bytes, cacharros tecnológicos y cultura digital Para perder el tiempo

La teoría de la cucaracha. Un bello discurso de Sundar Pichai (Traducción)

Sundar Pichai

Hace algunas semanas, leí un artículo en LinkedIn. Este artículo nos hablaba de un discurso que dio Sundar Pichai, Director Ejecutivo de Google.

A continuación dejo la traducción completa del artículo, esperando sea de utilidad para más de uno de nuestros lectores.

La teoría de la cucaracha para el autodesarrollo.

En un restaurant, una cucaracha voló de repente y de la nada para posarse sobre una señora.

Ella comenzó a gritar del miedo.

Con una mirada llena de pánico y una voz temblorosa, comenzó a gritar y a agitar sus manos buscando deshacerse de la cucaracha.

Su reacción fue contagiosa y todos en la mesa comenzaron a espantarse.

La señora por fin pudo deshacerse de la cucaracha, pero… solo para que esta cayera en otra señora en su mesa.

Ahora, era el turno de la otra señora en el grupo de continuar con todo el drama.

Su mesero se apresuró a rescatarlas.

En la búsqueda de deshacerse de la cucaracha, esta cayó en el mesero.

El mesero se mantuvo firme y calmado, observó el comportamiento de la cucaracha en su camisa.

Cuando sintió la confianza suficiente, la tomó con sus dedos y la aventó afuera del restaurant.

Mientras tomaba mi café y observaba entretenido, la antena en mi mente pensó en algunas cosas y me comencé a preguntar, ¿El comportamiento dramático había sido culpa de la cucaracha?

Si fue así, ¿Por qué el mesero no se perturbó como los demás?

Lo manejó a la perfección, sin drama alguno.

No fue la cucaracha, fue la falta de habilidad de manejar la situación causada por la cucaracha, lo que terminó perturbando a las señoras.

Me di cuenta, de que no son los gritos de mi jefe, mi padre o mi esposa lo que me molesta, sino mi falta de habilidad para lidiar con el caos causado por sus gritos lo que me molesta.

No es el tráfico lo que me molesta, pero mi falta de habilidad para manejar el alboroto creado por este, lo que me molesta.

Más que el problema, es mi reacción al problema lo que crea caos en mi vida.

Las lecciones a tomar en cuenta en esta historia son:

Entendí que no debo reaccionar en la vida.
Siempre debo responder.

Las señoras reaccionaron, mientras el mesero respondió.

Las reacciones siempre son instintivas, mientras que las respuestas siempre se piensan primero.

Una bella forma de entender… LA VIDA.

Una persona no es FELIZ porque todo está BIEN en su vida.

¡Una persona es FELIZ porque su actitud ante todo en su vida es la correcta!

*Foto por Maurizio Pesce bajo una licencia de CC By