De Bits, Bytes, cacharros tecnológicos y cultura digital

WoW en la vida real

Quien se atreva a decir que los videojuegos no sirven para nada, les aseguro que estos chicos los golpearían hasta que se arrepintieran de lo dicho.  Y es que Hans Jørgen Olsen, con tan sólo 12 años, salvó a su hermana de un ataque de alce en un bosque de Noruega. Utilizando técnicas que aprendió al paso de los niveles en World of Warcraft. Utilizando técnicas como el taunt y simular estar muerto, ayudó a que no se volvieran la merienda del animal.

Vamos, yo se que algunos de ustedes utilizarán ahora esta escusa con sus padres para que les sigan pagando sus meses del WoW.

Vanela