Para perder el tiempo

Nils Frahm en el Teatro de la Ciudad

Tal vez en esta reseña me vea muy “fanfromhell” y muchos no vean esto de la manera en que lo vi yo, pero simplemente estoy dando mi punto de vista a como disfruté el evento.

Llegué aproximadamente a las 7:15 ya que también iba a comprar mi boleto, y les contaré que ya he asistido en varias ocasiones al Teatro de la Ciudad y siempre es una experiencia rara y única, desde su público hasta los revendedores y los mismos empleados, puedo decir que en el baño de damas te tratan bien al nivel en el que merecen una propina y hasta más, y los revendedores de ahí, tienen un modus operandi muy raro, pero bueno, creo que me estoy desviando un poco del tema, y hablo de los revendedores si es que vieron uno en particular, ya sabrán de que hablo.

Sucedieron algunas cosas antes de entrar, y debo decir que iba un poco enferma, pero ninguna de las circunstancias me preocupaban porque iba a un evento que llevaba esperando desde que se anunció el ciclo de esta novena edición del Festival MUTEK. Y ya hablando de MUTEK, es la primera vez que asisto a un evento de ellos y puedo decir que fue casi perfecto, salvo que por algunas cosas.

Regresando al punto principal de todo esto, el evento se retrasó un poco, yo estaba hasta arriba, así que no pude apreciar que tan lleno o vacío se encontraba el lugar. Debemos hacer notar que en el momento en el que Nils hizo presencia en el escenario se notaba un poco serio, y esto fue por el hecho de impuntualidad, ya que el evento empezaba a la hora en que está marcada en el boleto, se quejó de ello, y se entiende, son diferentes culturas y aquí se tiene la fama de ser impuntual, pero hay que ser consientes y saber que esas cosas no se le deben hacer a un invitado.

Por mi parte, yo estaba en un grupo de personas de las que si iba a presenciar y escuchar a un gran pianista y artista, y menciono esto ya que las personas que estaban a mi lado platicaron, se quedaron dormidas, y de eso me di cuenta ya que tuvieron el orgullo, o como se le pueda llamar de empezar a roncar, digo, vas a un evento a presenciarlo, no a quedarte dormido, platicar, hacer otras cosas más que no sea presenciarlo, también debo decir que estaban sentados como si estuvieramos en un bar y no en un teatro, un monumento de nuestra ciudad y país. Y cerraron con un “No sé quien sea ni que cante, deja pongo mi SoundHound”.

De estas cosas me he estado quejando desde ya hace varios meses, y hay personas que me dicen “No les hagas caso, tu solamente vas a presenciar el evento” y puede que tengan la razón, pero esto lo hago notar porque con sus ronquidos como no les iba a poner atención. Si, todos roncamos o algo, pero lo hacemos en nuestra cama, cuando estamos durmiendo, y no en un concierto de no sabes quien y como no sabes quien, no sabes que hacer para zafarte del asunto y mejor te quedas dormido.

Pero bueno, ya me salí del tema, yo iba a hablar de que tan bonito fue escuchar y presenciar lo que hace Nils Frahm, para mi fue una de las mejores cosas que he podido vivir, puedo sonar un poco adolescente pero tardaré un poco en superarlo, ya que en realidad este tipo de actos doy por apreciarlos mucho, por mi parte debo decir que esperaba más tiempo, pero eso fue culpa de la organización e impuntualidad del público y los organizadores, así que el solamente decidió tocar el tiempo que tenía, ya que estaba enojado pero iba a tocar para un grupo de personas que iba a verlo, y también por educación, algo que el quiso enseñarnos, pero más a las personas que no se saben comportar en este tipo de eventos.

Con poco o mucho, de buenas o de malas, yo fui muy feliz y repito: disfruté apreciar un evento así, cosa que al parecer muchas personas no saben hacer.

Creo y necesito dar mi opinión sobre el público en los eventos en general, por si usted -lector- es uno de ellos o es de los que apoya mi punto de vista. Creo que desde año y medio para acá, las personas empezaron a asistir a un concierto/evento/festival, quieran llamarlo de la manera que sea por ver al artista que se presenta, ya sea nacional o internacional (y si, debemos recordar que la mayoría de las personas le hacen el feo a los artistas nacionales, y si, no todos son buenos pero los hay, todo consiste en buscar) o el típico grupo de personas que van solamente por la canción “más famosa” que eso ya sucede desde ya hace mucho tiempo, pero ahora hay grupos de personas que solamente van a tomar, o el famoso acto de “antrear”, ¿Antrear a un concierto? lo entiendo si es un DJ set, más no un concierto. Tampoco esta más tomar una que otra, es normal y se hace por gusto (a veces lo hago) pero estar tomando como si te estuvieras embriagando en un bar/cantina/antro, lo que sea, pues, debo decirles que hay más lugares para que hagan eso, y deben dejar a las personas que si van a apreciar al artista, escucharlo, cantar el coro de alguna canción que lo disfruten, porque a veces van a invadir el entorno de esas personas, si van a estar ahí tomando, pues estén en la barra, si quieren ir a ver un rato al artista que este tocando, siempre hay que comportarse. Pero puede que en este momento le esté hablando a una pared, en realidad estoy plasmando ideas en una pantalla, que creo que es algo parecido.

Solamente quería dar mi punto de vista, y pues si, lo que yo hago es enfocarme en lo que quiero ver y escuchar, sin que los demás me molesten, pero todos tenemos un límite, y a veces hay personas que molestan de una gran manera, pero bueno, que se le hace, no todas las personas de este país tienen y tendrán cultura.

Regresando al tema principal, que ya me salí muchísimas veces de él en este post. Al terminar de tocar Nils Frahm, me salí, pero antes decidimos pasar a área de discos, y vimos que había de Frahm, y aproveché la oportunidad de comprar uno, ya que la disquera no está aquí y sus envíos son muy caros, y claro, firmado por el mismo, tener la oportunidad de decirle que aprecié su acto y que gracias por visitarnos, igual es una forma de pedir perdón por el comportamiento de otros y hacer notar que no todas las personas de este país somos iguales. Espero que Nils Frahm regrese en algún momento, esperando un público más correcto, un evento en el que solamente el participe y sea más intimo.

Para finalizar, el lugar quedó bien para Frahm pero no para el concepto de MUTEK. Y también, gracias a MUTEK por muy buenos eventos, y por darme la oportunidad de poder presenciar este tipo de eventos.