Featured Salud

¿Sabes qué es depresión?

¿Trabajas o estudias siempre estresado? ¿Sabes cómo repercute esto en tu salud?

Es normal que un estudiante que tendrá examen en su escuela presente angustia y nerviosismo, no es normal que estas conductas duren por mucho tiempo, puesto que si éstos síntomas se mantienen por horas y hasta días comenzarán a generar problemas en ti, como trastornos de sueño, comer en exceso o no comer por ansiedad. No te concentrarás en los exámenes o el trabajo a pesar de haber estudiado bien.

¿Alguna vez creíste posible que a nivel nacional se estimaran 3, 089 decesos anuales por suicidio cuando el 8.1% corresponde a menores de 15 años de edad en México? Pues es hora de que lo vayamos tomando en serio. El suicidio en México es la segunda causa de muerte entre los adolescentes y la cuarta en niños de entre los 5 y 14 años de edad. Otra cifra interesante es que México alberga el 17% del total de personas con depresión del mundo.

¿Motivo? Enfermedades mentales cocinándose. Y es que existen realmente muchos factores que influyen directamente, desde económicos hasta sociales, miles de factores influyen en éste problema de salud público, tantos que no terminaríamos de enlistarlos. En México se destina menos del 2% del presupuesto en salud a estos padecimientos, mientras la Organización Mundial de la Salud recomienda que esa cifra sea de al menos del 10%.

Intentando combatir desde hace más de un año la epidemia de la influenza, la crisis económica-política actual, bajando sueldos, elevando impuestos, y propiciando más estresores entre la población, nos hemos olvidado de la salud en general.

En la actualidad la depresión es el trastorno psiquiátrico más frecuente.

Miles de personas en México sobreviven en medio de la depresión; ricos y pobres, hombres y mujeres, habitantes de grandes ciudades y de comunidades rurales. Y se da tanto en países desarrollados como en zonas en vías de desarrollo o de pobreza extrema.

La nueva generación de niños mexicanos vive con más estrés y depresión. De ahí que en los últimos cinco años hayan incrementado las tasas de suicidio al alcanzar hasta el 20% en niños y adolescentes.

Cuando la depresión o cualquier enfermedad mental se estacionan en una persona no sólo interfiere con la vida del afectado, sino también de sus seres queridos. Es necesario poner atención a éste tipo de enfermedades puesto que la depresión grave puede destruir tanto la vida de quien la padece como la familia del afectado.

La depresión produce incapacidad y por lo tanto inhabilita en muchos aspectos al ser humano, puesto que causa malestares físicos, emocionales, psicológicos.

Seguramente tú o alguien que conoces pensó que tener “depre” era estar triste y llorar. Error  fatal. La depresión es una enfermedad grave que te inmoviliza en serio si la padeces, algunas personas simplemente no se dan cuenta y piensan que se enferman por todo o que simplemente están “raros”, que no rinden, y que la esperanza se ha ido y de plano no se ve que vuelva. Si constantemente piensas o te sientes así, es hora que de buscar ayuda. Debido al estigma social es vergonzoso para muchas personas acudir a un psicólogo o psiquiatra, pero no hay que temer hacerlo y mucho menos apenarse por ello, es totalmente normal tener instinto de supervivencia.

Estas son algunas de las características del trastorno depresivo (si, es un trastorno, pero no, no estás loco):

  • Tristeza profunda e inmotivada aparentemente
  • Anhedonia: Es la pérdida de interés o incapacidad para disfrutar las actividades que antes resultaban placenteras.
  • Indiferencia constante ante la vida
  • Apatía
  • Irritabilidad frecuente
  • Alteraciones del pensamiento: Culpabilidad, sentimiento de desesperanza y abandono, pérdida de autoestima, valoración negativa, pensamientos de muerte recurrentes.
  • Puede haber cuadros de agitación y ansiedad permanentes, llanto habitual e incontrolable, abandono personal, inactividad, cambios en la postura, suele adoptarse una postura abatida tiendes a ser inexpresivo, tener intentos de suicidio.
  • Trastornos del sueño, reduciendo la duración del tiempo de sueño o aumentándolo, se tienen pesadillas
  • Los síntomas corporales a veces son los primeros en manifestarse, lo cual hace pensar que el deprimido padece una enfermedad corporal, pérdida del apetito, no obstante las personas con depresión también pueden comer en exceso y subir de peso debido a que presentan ansiedad y obsesión.
  • Astenia (fatiga excesiva)
  • Cefalea, dolor muscular,  pesadez en piernas.
  • Disminución del libido (deseo sexual)
  • Síntomas cardiovasculares y gastrointestinales, tales como pesadez de estómago, mareos y palpitaciones.

Si te hiciste adicto al omeprazol aunque no consumes ácidos ni nada que dañe tu estómago, pero la gastritis sigue. Si te enfermas mucho, y las personas con las que convives mejor no se acercan porque saben que explotarás, de plano los ignorarás o te soltarás a llorar. Es hora de buscar ayuda.

La depresión es un trastorno originado por la mala producción de las sustancias encargadas de regular entre otras cosas, las emociones en el cerebro, a estas sustancias se les llama neurotransmisores. La depresión es un problema químico – orgánico, como una infección estomacal o una gripe. Algo anda mal fisiológicamente.

Naturalmente, como siempre digo y compruebo, no es cuestión de “echarle ganas” o tener “fuerza de voluntad”. No te aliviarás con eso si tienes diarrea, diabetes o cáncer. Simple.

Recuerden, nunca está de más una visita aunque sea rápida al psicólogo, allí se encargarán de brindarte ayuda en caso de que la necesites o canalizarte con algún especialista en caso de ser necesario. Nuestra salud es lo más importante y si no cuidamos de ella, pronto tendremos fuertes consecuencias que podrían haber sido evitadas en su momento.

Foto tomada de Flickr, del perfil de Fakelvis, bajo licencia CC